Desde Verona y Sydney, las óperas más espectaculares

Cuatro montajes al aire libre para recuperar las retransmisiones de lírica en cines: ‘Madama Butterfly’, ‘La Bohème’, ‘La traviata’ y ‘Nabucco’

Tras unos meses de descanso, nuestras salas vuelven a retransmitir ópera y danza . Como aperitivo, el primer mes lo dedicaremos a cuatro funciones al aire libre; una cada semana. Con las tres primeras viajaremos a Australia; con la cuarta, a Italia. De Puccini, Madama Butterfly (16 de septiembre) y La Bohème (23 de septiembre); de Verdi, La Traviata (1 de octubre) y Nabucco (7 de octubre).

Hace un año descubríamos las producciones de Handa Opera en la bahía de Sydney. Si entonces disfrutamos de Aida, Carmen o Turandot, ahora regresamos al escenario flotante con Madama Butterfly. Àlex Ollé aborda la tragedia japonesa del compositor de Lucca (estrenada en 1904 en La Scala) con la audacia propia de La Fura dels Baus. Sitúa la acción en la actualidad, con un Pinkerton que ya no es un marine, sino un empresario del sector urbanístico. Así, no solo deja embarazada y abandona a la pobre Cio-Cio San (interpretada por Hiromi Omura), sino que además destruye su paraíso -un bosque de bambú, hermoso decorado del primer acto- con un macroproyecto inmobiliario.


La siguiente semana, el jueves 23 de septiembre, continuaremos fieles a Puccini. De todas sus composiciones, ninguna tan favorita del público como La Bohème. Sin embargo, es un desafío complicado representar en un escenario tan grande una obra casi de cámara, sin escenas de masas, y protagonizada por personajes humildes, no reyes o princesas. El británico Andy Morton superó el reto: en su propuesta, traslada los acontecimientos a mayo del 68, con unos decorados que evocan el efervescente París en el que sobreviven unos jóvenes artistas.


De Rodolfo y Mimì a otra pareja muy querida, Violetta y Alfredo. El viernes 1 de octubre La traviata, de Verdi, nos llegará en la tercera y última retransmisión desde Australia. Es ésta la grabación más reciente que veremos: de primavera de este mismo 2021, cuando el país fue poco a poco reactivando las actividades sociales después de un año de severas restricciones contra la Covid. Para la ocasión, Handa Opera recuperaba el montaje de la prestigiosa Francesca Zambello con el que iniciaron su andadura en 2012 en la bahía. Ambientado en los años 50, es inmediatamente reconocible por la descomunal lámpara de araña que domina el escenario. Desde esas alturas canta la cortesana su Sempre libera, poco antes de los imprescindibles fuegos artificiales, con el skyline de la ciudad al fondo.


Por último, el jueves 7 de octubre nos despediremos de Sydney para regresar a Europa. Desde la incomparable Arena de Verona, el primer gran éxito del genio de Busseto: Nabucco. El director de escena Arnaud Bernard, en su majestuosa producción de época, hace un guiño a Visconti y a la escena inicial de Senso, en la que la música de Verdi exalta el furor nacionalista de su pueblo. Héroe del Risorgimento, en Nabucco equiparó el sufrimiento de los hebreos (gobernados por los invasores babilonios) con el de Italia, por entonces bajo control austriaco. El coro Va pensiero condensa esa nostalgia de la patria perdida. Se convirtió en un himno desde su estreno.



Comparte en redes sociales